Facebook Twitter Gplus
formats

Carta de desamor por Alejandro Gómez

Publicado en 21 junio, 2013, por en CARTAS DE DESAMOR.

No te quiero.
No te sorprendas por mis palabras, y no me pidas que te las explique. Porque no se trata de un pensamiento razonado. Sólo es una idea que se ha colado sin previo aviso por la puerta de atrás de mis recuerdos. No lo he meditado, ni siquiera estaba pensando en ti. Simplemente estaba tumbado en mi cama escuchando bonitas canciones de amor. De repente me he levantado y he pronunciado en alto esas palabras. Han salido de mi boca como un esputo, dejándome al mismo tiempo un cierto sabor amargo.
No te quiero. Y te echo de menos. Quizá por eso no te quiero. Porque nunca has entrado en mi vida, y porque nunca me has dejado que te diera la oportunidad de entrar. Y sin embargo has estado tan dentro de mis entrañas como la misma sangre que roja y cálida me da la vida. Has recorrido mi cuerpo hasta el último de mis sentidos, hasta convertirte en esa sangre y sustituirla por completo.
No te quiero. No quiero quererte, ya no. Gracias a ti, llegué a pronunciar unas palabras que jamás hubiera imaginado. Después de ti, una realidad se convirtió en un “ya no creo en las palabras, sólo creo en los hechos”. Siempre creí en las palabras y en la gente que las pronunciaba. Quizá porque una sola frase puede hacer morir de esperanza a una persona, a mí. Tus ojos no mentían, tu mente no mentía, tus manos no mentían; y sin embargo con las palabras no me decías la verdad. Me mentiste sin saberlo, pero mentiste al fin y al cabo.
No te quiero. Quiero querer a otras mujeres, pero tú no me dejas. Por eso no te quiero. Quiero desear, quiero sentir, quiero rozar con las manos y susu-rrar al oído, quiero besar los párpados y decir “te quiero”. Quiero hacer todas esas cosas sencillas que quise hacer contigo y que no me diste tiempo para cumplir.
No te quiero. Porque has convertido mi vida en un ir y venir de desánimo, de abatimiento, de tristeza y de te quieros sin pronunciar. Por eso no te quiero; porque en el fondo te quiero tanto que la simple idea de no tenerte me quema el corazón. Siempre te he querido sin siquiera saberlo, incluso antes de conocerte. Y sin embargo no te quiero.
No te quiero. La zozobra que siento al navegar por ese mar de amargura la provocaste tú. Lo hiciste al botar el barco de mi ilusión y dejarme a la deriva con la promesa de acompañarme en ese viaje. Pero nunca te subiste a bordo. Nunca tuviste la intención de hacerlo. Ahora el timón de mi destino gira a merced del viento de mis recuerdos.
No te quiero, no. No te quiero porque hiciste lo que te pidió la cabeza y te olvidaste del corazón. Del tuyo y del mío. Porque hiciste lo que debías en lugar de dejarte arrastrar por la corriente. Porque creíste que la tierra que pisabas era más firme que el mar de nuestros sueños.
No te quiero. Porque tus pequeños ojos miopes te hicieron soñar con islas donde el amor era el alimento de las personas, y las sonrisas el aire para respirar. Por eso no te quiero; porque una vez más pensaste en los demás y no en ti misma. Porque por una vez pensé en mí y no en los demás. Porque dejé guardadas en el armario del olvido las sogas que ataban mi conciencia, y comencé a tejer mundos en el aire con el hilo de tus palabras. Porque una ráfaga rompió los mundos y porque no tuve fuerzas para tejerlos de nuevo.
No te quiero. Y no te quiero como nunca no querré a nadie. Porque lo que tú me diste no me lo ha dado nadie. Porque lo que tu me quitaste no me lo ha quitado nadie. Me entregaste ilusión, y me alimenté de ella como si fuera la única fuerza de mi existir. Sólo me diste palabras. Pero palabras cuyo significado no me había dado nadie. Por eso no te quiero.
No te quiero porque eres la lágrima de mis ojos, porque eres la abeja de mi miel, el agua de mi río y la nota de mi canción, eres el sol de mi atardecer y la sal de mi mar, eres las letras de mi libro, el huevo y la gallina, la yema de mis dedos, el polen de mi flor. Por eso no te quiero.
No te quiero porque tu único beso me agrandó el corazón y derribó el dolor de mis dudas. No te quiero porque quise quererte y tú no me dejaste.
No te quiero porque quiero dejar de no quererte y no puedo; por eso no te quiero.

VN:F [1.9.22_1171]
VOTAR ESTA ENTRADA
Rating: 6.5/10 (27 votes cast)
Carta de desamor por Alejandro Gómez, 6.5 out of 10 based on 27 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


× ocho = cuarenta ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>