Facebook Twitter Gplus
formats

VOLUNTARIOS: MI CRONICA DEL FESTIVAL DE LA PALABRA DE PUERTO RICO

Estaba en Iowa cuado recibí la invitación de Mayra Santos Febres para venir a Puerto Rico al Festival de la Palabra, eso era hace dos años y hace dos años el mundo era otro. Yo también era otra. Mi vida estaba perdida en aeropuertos iguales, en hoteles parecidos y en salas de conferencias con la misma moqueta en dos continentes. Iba de un lado para otro pensando que estaba perdiendo mi vida en todos esos aeropuertos, en cada estación de tren. Trataba de leer y escribir para tener algo a lo que agarrarme. Comenzaba a comprender porque en España los bares cada vez están más llenos  y algunas personas  cada vez más vacías.

Y entonces me detuve. No podía parar el sol pero pare mi vida.

Me encerré a escribir y procuro salir muy de cuando en cuando.

Ahora estoy en Puerto Rico en el Festival de la Palabra y todas las promesas de Mayra Santos Febres se han quedado cortas. Más de ochenta autores en San Juan de Puerto Rico escuchando hablar el boricua: un español con tanta riqueza léxica que uno tiene que usar el diccionario. Puerto Rico es una isla cargada de palabras y tan generosa que las mías se quedan cortas. Por eso quería dedicar un artículo a las personas más generosas entre los generosos habitantes de Puerto Rico: los voluntarios del Festival de la Palabra. Chicos y chicas heridos por las letras que se han cogido vacaciones y han abandonado exámenes para acompañar a los escritores. Para cogerles la mano si tienen vértigo en los puentes sobre la autopista como me ocurrió a mi, para llevarles a hacer los recados, al médico o a la librería de guardia. Para convencernos de que otro mundo es posible y de que lo hacemos cada día con pequeños gestos como abrir un libro o cerrar una herida.

VN:F [1.9.22_1171]
VOTAR ESTA ENTRADA
Rating: 7.9/10 (17 votes cast)
VOLUNTARIOS: MI CRONICA DEL FESTIVAL DE LA PALABRA DE PUERTO RICO, 7.9 out of 10 based on 17 ratings

Una respuesta

  1. Helena g.

    !Que maravilla! y que afortunada Eugenia de poder formar parte de un acontecimiento tan sublime: “el festival de la palabra”
    No son tan pequeños los gestos que dices “cerrar una herida o abrir un libro”, son gestos que cambian la vida; a veces no todo lo que desearías, pero las palabras, los libros siempre, siempre, durante unos minutos a veces horas lo cambian todo: el milagro se ha producido.
    ENHORABUENA PUERTO RICO por tan estupenda iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− uno = seis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>